Crónica de la 4ª jornada de Fuerteventura