Entrenador nuevo, ¿victoria segura?