El derbi se queda en la capital