Doble alegría para el gran capitán