Derrota en casa… pero con la cabeza alta