Pablo Pérez muestra su destreza en tierras portuguesas