Marcos González se enfrenta por primera vez al asfalto gallego