La Oliva necesita su mejor versión para ascender