El Mundial de Fuerteventura recupera el poderío y la velocidad del slalom en windsurfing y kiteboarding