El Unión Puerto muestra sus credenciales ante un Tahíche falto de ideas