José María Umpiérrez y Delia Fránquiz, en el buen camino