Sensaciones contrapuestas en el estreno mundialista de Marcos González