La lucha por la cuarta plaza está cada vez más igualada