El partido del “antes y después”