La victoria del Lanzarote deja al Cotillo con el agua al cuello