El Cotillo con la soga al cuello ante la visita del Santa Brígida