La Oliva, su fe y un despite, les mete en la final