El Aridane ridiculiza al Tao