Por precaución, Víctor Fránquiz y José María Umpiérrez debieron tomar el camino del abandono en el Rallye de Antigua