E. Falcón y V. Pérez no podían perderse el Isla de Tenerife