La persistente lluvia no logró deslucir la prueba de Corralejo