¡109 intrépidos vencieron la superstición!