La obligación de ganar ante un visitante incómodo