Los juveniles del Antigua se bastaron para vapulear al Rosario