Ana Toral y Rafa Trinidad impusieron su ley