Si, si, si, Elieser ya está aquí