Crónica de la 8ª jornada de Liga de Bola Canaria