El esfuerzo siempre tiene su recompensa