El Saladar puso contra las cuerdas al Sardina