La falta de intensidad en defensa impidió al Zonzamas sorprender al Rodavigo