Eusebio marcó la presentación del Maxorata ante el Tao