La falta de viento obliga a suspender la pega entre el bote y el barquillo