Un rival directo espera en La Palma