Una agresión empaña la novena jornada