La lesión de Inés Cano marcó el derbi