Comienza el culebrón de los fichajes