Hasta la victoria siempre, COMANDANTE