El Gran Canaria fue más efectivo que los majoreros