El Cotillo visita a su más inmediato perseguidor