El Cotillo se hace fuerte en defensa