Un aspirante visita el Francisco Melián